lunes, 27 de diciembre de 2010

Dormir bien ayuda a los hombres a verse atractivos


El dormir bien, sobre todo por la noche, trae grandes beneficios a todo los órganos del cuerpo.

Así, el sistema nervioso conserva su integridad neuronal, relacionada con la memoria y el aprendizaje.


El sistema inmunitario se ve fortalecido como también el aparato circulatorio, que realiza un esfuerzo mucho menor que el desarrollado durante el día.

El aparato locomotor se relaja de forma completa y mientras se duerme existe un menor gasto de energía algo que beneficia el metabolismo. La respiración se hace más lenta cuando se está durmiendo y más profunda lográndose una oxigenación perfecta.

En cuanto al corazón, su frecuencia cardiaca durante el período de sueño es más lenta, beneficiándose con una acción reparadora producida por la libración de la hormona de crecimiento y también por la melatonina. La vista descansa profundamente y la piel es uno de los órganos que más se beneficia, siendo en el rostro donde siempre se refleja el cansancio de todo un día.

Asimismo, se ha comprobado científicamente que es importante para la salud mental, ya que durante el sueño se pueden liberara aquellas emociones (inconscientes) que de otra manera quedarían reprimidas pudiendo ser perjudicial emocionalmente.

Pero esto no es todo, además de ser saludable, según un estudio realizado por el Insituto Karolinska de Estocolmo en Suecia, el dormir bien por la noche ayuda a los hombres a verse más atractivos.

El estudio que ha salido publicado en la Revista British Medical Journal, en su número especial de Navidad, afirma que para estar atractivo y saludable nada mejor que dormir bien, sobre todo por la noche, siendo ésta la primera vez que un estudio científico combina los beneficios de dormir con la belleza.

Dirigido por John Acelsson, al que han apodado a partir de este estudio como la “Bella Durmiente”, su equipo realizó una investigación con la colaboración de 23 hombres, cuya edades oscilaban entre 18 y 31 años, habiéndose sido excluidos aquellos que tenían el hábito de fumar.

Los mismos fueron fotografiados entre el período que va de las 2 a las 3 de la madrugada en dos oportunidades, en la primera fue después de haber dormido de forma normal y la segunda luego de haberse mantenido despiertos durante toda una noche.

Todas las fotografías fueron realizadas dentro de un cuarto con buena iluminación con una distancia fija entre el individuo y la cámara. En ambas sesiones de fotografía los que participaron del estudio no usaron maquillaje y pasaron por procedimientos tanto de afeitado como lavado semejantes, pidiéndoseles que mantuvieran siempre una expresión relajada y neutra para ambas fotos.


Posteriormente, se pidió a 65 observadores, que no sabían si estos hombres habían o no dormido, calificaran las fotos tomando en consideración su atractivo y dieran su valoración acerca de si los individuos parecían estar sanos o no, cansados o no.


Fue así que los observadores juzgaron los rostros de los participantes que no habían dormido como menos saludables, menos atractivos y más cansados.

Para los autores de esta investigación, los resultados de la misma han sido importantes, sobre todo en la sociedad actual, teniendo en cuenta que ha habido un aumento considerable en el número de personas que sufren trastornos del sueño. Además, de haber comprobado que en las personas privadas de dormir bien se ve afectada su apariencia.


0 comentarios :