domingo, 20 de febrero de 2011

Células de corazones enfermos son recreadas en laboratorio


Se entiende por célula madre aquella que tiene la capacidad para renovarse a sí misma a través de las llamadas divisiones mitóticas (la célula madre se divide en dos células iguales hijas). También, puede seguir otro camino que es la vía de diferenciación y así generar células de uno o más tejidos que sean funcionales, maduros y diferenciados ampliamente como consecuencia de su grado de multi-potencialidad.

Asimismo, los tejidos de una persona adulta tienen una población determinada y propia de células madre, que admiten ser renovadas de forma periódica o también regenerarse cuando de produce algún daño específico.

Con estos conceptos presentes, los científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, de Estados Unidos utilizaron células madre de pacientes jóvenes que tenían un defecto congénito severo y que afectaba su corazón, pudiendo crear células cardíacas con capacidad de latir, manteniendo la misma mutación genética que las enfermas.

Con esto podrán realizar estudios de dicha enfermedad de forma directa en el laboratorio con el objetivo de encontrar una cura.

El llamado síndrome de Tymothy, una dolencia sumamente rara y de origen genético que afecta a una de cada siete mil personas en el mundo, provocando que el corazón padezca de un defecto que hace que los latido cardíacos sean irregulares (síndrome de QT largo), podrá ahora ser estudiada a fin de encontrar una cura.

Las personas que padecen del Síndrome de Tymothy mueren generalmente muy jóvenes y también pueden sufrir de autismo, siendo que el punto clave de esta dolencia está dado por un gen con defecto que es el encargado de codificar la proteína denominada “canal de calcio” y que tiene como misión precisamente controlar el flujo de calcio en la membrana celular.

El proceso mencionado es importante en muchos tejidos, pero en especial lo es en las neuronas y células musculares que incluyen las cardíacas posibilitando su correcta contracción.

El investigador Ricardo Dolmetschy conjuntamente con su equipo ha logrado reprogramar las células de la piel de dos personas que padecían el síndrome de Tymothy y cinco individuos normales, convirtiéndolas en cardíacas.

De esta forma, las células cardíacas de las personas sanas comenzaron a latir a un ritmo de 60 latidos por minuto y la de los individuos que padecían el síndrome no llegaban a 30 latidos por minuto.

Utilizando además, un medicamento anticancerígeno denominado “roscovitina” se consiguió que aquellas células que se encontraban enfermas comenzaran a latir de forma normal.

Este importante estudio es hoy uno de los primeros en la utilización de la “reprogramación de células ordinarias humanas” logrando que tengan un comportamiento de células madre pluri-potentes y que además puedan ser cultivadas en laboratorio con el objetivo de realizar los estudios de las enfermedades desarrollando luego nuevas terapias y formas de curación de lesiones y enfermedades.


0 comentarios :