lunes, 28 de febrero de 2011

Ortorexia, un trastorno obsesivo diferente


Dentro del mundo de la alimentación existen diversas patologías como son la anorexia, obesidad y bulimia por nombrar algunas de las más comunes.

Muchas de estas enfermedades vienen acompañadas por obsesiones como el tener una imagen distorsionada del propio cuerpo lo que hace que la persona siempre se encuentre a dieta ya que se ve gorda.

Ahora se suman a estos trastornos la ortorexia, donde la persona que lo sufre padece una obsesión que la lleva a extremos increíbles con tal de obtener una alimentación sana, realizando un exhaustivo control de cada uno de los alimentos y de cómo éstos se encuentran compuestos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se estima que la ortorexia afecta a más del 25% de la población de los países occidentales y se puede observar que los más afectados son adolescente y mujeres.

Según los especialistas este problema podría aumentar en los próximos años ya que las personas generalmente son extremistas en sus decisiones. Así están los que no se cuidan en nada en las comidas y otros que lo hacen en exceso. Este tipo de comportamiento extremista traer como consecuencia la obesidad o la ortorexia como respuesta a una conducta obsesiva sin fundamentos claros de sus acciones.

La ortorexia comienza con los límites que se imponen en cuanto a la alimentación evitando comer carne roja, azúcar, grasas etc. Y la tendencia es ir agravándose hasta llegar a y un total aislamiento social.

Las personas que sufren de ortorexia se creen superiores a otras personas que no siguen este estilo de vida “saludable” y siempre se encuentran preocupadas por la calidad de los alimentos dejando de lado el placer de la comida.

También, le dedican gran parte de su tiempo en una organización prolija del menú diario y hacen inclusive una planificación anticipada de todos los alimentos que necesitan adquirir.

Pueden además presentar un exceso de vitaminas o un déficit importante de éstas como de otros nutrientes esenciales, ya que la obsesión los lleva en definitiva, a tener un dieta totalmente desequilibrada.

En lo psicológico, estas personas presentan altos niveles de dopamina y bajos de serotonina, por esa razón tienen un exceso de euforia que se combinan con altos niveles de ansiedad.


1 comentarios :

Anónimo dijo...

Buen artículo aunque me parece abultado el número de 25 % afectado, cuál es la fuente? @drguilleortiz