sábado, 6 de agosto de 2011

Mascarillas faciales: tipos y composición



Las mascarillas faciales son parte fundamental para la piel del rostro. Con ellas logramos limpiar, purificar, hidratar, nutrir y reafirma la delicada piel de esa zona.

Las mascarillas cosméticas las hallaremos en diferentes tipos de presentación como crema, arcilla, polvo (que mezclaremos con agua) y gel.

Entre los diferentes tipos de mascarillas las más comunes son:

  • Mascarilla limpiadora: Se recomiendan para pieles grasas en las que sea necesario eliminar puntos negros y limpien la piel pero no la deshidraten. Generalmente en su formulación se utilizan diferentes sustancias de plantas astringentes que además actúan cerrando los poros.
  • Mascarilla exfoliante: La mayoría de las mascarillas limpiadoras son también exfoliantes. Preparadas a base de extractos vegetales su aplicación ayuda a eliminar las células muestras y a renovar la piel brindándole un aspecto más luminoso. Ideales para aplicarlas el día anterior a tomar sol.
  • Mascarilla nutritiva: indicada para pieles secas, les devuelven su aspecto fresco y saludable. Contienen en su formulación sustancias grasas, vitaminas y elementos que ayudan a retener la humedad.
  • Mascarilla hidratante: Mantener la piel hidratada también depende del uso de una mascarilla adecuada que le devolverá la luz y el color perdidos. Las mascarillas hidratantes retienen la humedad natural de la piel y generalmente son a base de plantas como el cactus o sustancias como la miel. Ideales para pieles secas, eliminan las arrugas pequeñas y las líneas de expresión.
  • Mascarilla reafirmante: Su efecto lifting es increíble devolviéndole a la piel un aspecto joven y descansado. Son recomendadas para mujeres a partir de los 35 años.

Para aplicarlas:

La piel deberá estar perfectamente limpia, inclusive podemos realizar una suave exfoliación antes de aplicarla con un producto especial. Este suave peeling elimina las células muertas y permite que los poros se abran para una mejor absorción de la mascarilla que aplicaremos a continuación.

Con un pincel suave aplicaremos sobre rostro, cuello y escote pero evitando siempre el contorno de labios y ojos. Dejaremos actuar unos 15 o 20 minutos y retiraremos con agua templada, para aplicar por último una generosa capa de crema hidratante.

Vídeo de una mascarilla de chocolate

0 comentarios :