jueves, 29 de marzo de 2012

Aumenta la incidencia del cáncer de piel en los jóvenes


Llega el verano y con él aumentan las probabilidades de sufrir algún problema de piel por una inadecuada exposición al sol.

Los expertos siguen advirtiendo a la población mundial sobre los perjuicios de los rayos solares sobre la piel y ahora las estadísticas están demostrando un aumento importante sobre todo en personas jóvenes que van de los 20 a los 40 años.

Recientemente se ha llevado a cabo un estudio en los Estados Unidos, más precisamente en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, donde los investigadores dieron mayor importancia al estudio del empleo de las cabinas de bronceado que están prohibidas en algunos países como es el caso de Brasil.

Se trata de un hábito que se ha hecho muy popular entre la población joven sobre todo del sexo femenino, habiéndose establecido que existe una mutación en los genes BRAF, NRAS y KIT.

Los autores de esta investigación hicieron una revisión de la base de datos en la que se encontraban registrados los casos de melanoma diagnosticados a personas de entre 18 a 3 años desde el año 1970 hasta 2009, comprobando que la incidencia de este tipo de cáncer de piel y considerado como el más agresivo había sufrido un aumento de hasta ocho veces en las mujeres y cuatro veces en los varones durante ese periodo de tiempo.

Asimismo, se ha descubierto que en la actualidad se presentan casos de cáncer de piel en zonas del cuerpo que no se encuentran expuestas al sol como por ejemplo detrás de las orejas y en los genitales.

Sin embargo y a pesar de la difusión de gran cantidad de campañas de prevención, lo cierto es que también en Europa se ha producido un incremento del cáncer de piel que, al igual que en Estados Unidos, es más significativo entre los jóvenes y las mujeres.

Los investigadores estadounidenses responsabilizan en parte al uso de cabinas bronceadoras y advierten que quienes las utilizan tienen más de un 70% de posibilidades de desarrollar un melanoma.

Los especialistas insisten en el hecho que deben reducirse los factores de riesgo y también hacer consultas periódicas con el dermatólogo para realizar una revisión en especial cuando aparecen lesiones nuevas o cambios significativos en la piel.

Por último, la protección es fundamental y sobre todo durante el verano cuando se permnanece má tiempo al aire libre

protegerse adecuadamente cuando se vaya a permanecer al aire libre, es necesario que la población sea consciente del peligro que supone el uso de las cabinas de bronceado.

0 comentarios :