sábado, 31 de marzo de 2012

Beneficios de la vitamina D


La vitamina D pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles, precisando por ello de las grasas para su transporte en el organismo. Además, esta vitamina para poder ser activada debe antes sufrir una serie de procesos en el cuerpo.

La vitamina D se forma a partir de dos provitaminas que son la D3 de origen animal y la provitamina D2 de origen vegetal, es la que se encuentra presente en levaduras y vegetales.

Por otra parte y gracias a la acción de las radiaciones ultravioletas recibidas del sol la piel la transforma en vitamina D3 y vitamina D2.

La principal fuente de vitamina D es por lo tanto la luz del sol ya que estimula el paso de provitamina D y luego a vitamina D en la piel, diez minutos de exposición diaria garantizan por lo tanto un nivel adecuado de esta vitamina en el organismo.

La vitamina D así producida se almacenará en el tejido adiposo y el músculo para poder cubrir así las necesidades cuando llegan las épocas del año donde la exposición al sol se hace casi imposible.

Existan también alimentos ricos en esta vitamina como el pescado azul, aceite de hígado de pescado, yema de huevo, leche y los productos lácteos.

Esta vitamina es conocida también porque estimula la absorción del calcio y el fósforo de los alimentos en el intestino delgado, incrementando en el riñón la reabsorción de calcio y fósforo siendo por lo tanto indispensable para mantener la concentración de los minerales en sangre.

Por su funcionamiento una falta de vitamina D en el organismo provocará a lo largo del tiempo una disminución en la absorción de calcio por el intestino. Un proceso que sirve para normalizar los niveles de calcio en sangre.

Estudios realizados recientemente han revelado que el consumo de alimentos ricos en vitamina D ayuda a mantener una masa ósea adecuada, cuidando además la salud coronaria y disminuyendo las posibilidades de sufrir problemas cardiovasculares y cardiopatías diversas, siendo además un excelente desintoxicante y previniendo los problemas intestinales.

Asimismo, quienes consumen alimentos ricos en vitamina D como lácteos o pescado, reducen en un 40% el riesgo de sufrir artritis reumatoide.

Datos interesantes que nos harán añadir alimentos ricos en esta vitamina en el menú diario que no solo benefician la salud sino también la belleza.

0 comentarios :