viernes, 23 de marzo de 2012

El peligro de las “Dietas Milagro”


Llega el verano y con él también los deseos de lograr una figura perfecta quitándose de encima aquellos kilos de más que fueron depositándose en ciertas zonas del cuerpo durante el invierno.

Es en este momento donde comienzan a aparecer las diferentes variantes de dietas para adelgazar y entre una enorme variedad para elegir, se encuentran también las denominadas “dietas milagro”, que prometen bajar una buena cantidad de kilos en muy poco tiempo y con un mínimo esfuerzo.


En su mayoría se trata de dietas que no guardan un balance adecuado de nutrientes y la pérdida de peso se produce a expensas de la pérdida de líquidos y proteínas con una mínima cantidad de grasas, verdaderas responsables del sobrepeso.


Estas dietas milagro también causan el tan famoso efecto “Yo-Yo” teniendo en cuenta que al terminar el plan de adelgazamiento el cuerpo se rehidrata y como consecuencia de ello existe una tendencia a comer mayor cantidad de alimentos de los realmente necesarios, recuperando los kilos perdidos y en ocasiones sumando algunos más a la figura.


Por otra parte, son dietas con un aporte energético muy bajo con menos de 1200 calorías y en otros casos son totalmente desequilibradas en cuanto a nutrientes y ricas en proteínas o grasas pero sin aporte de carbohidratos que también el organismo necesita.


Este tipo de dietas milagrosas pueden causar efectos perjudiciales para la salud de quienes las siguen, ya que si bien en principio pierden peso, lo recuperan rápidamente pero el organismo se reciente ya que ha padecido por ejemplo un desequilibrio de nutrientes esenciales viéndose afectada su masa muscular y produciendo, sobre todo en las mujeres, la aparición de estrías.


También es importante recordar que una dieta milagro no modifica los hábitos alimenticios sino que por el contrario los empeora y puede producir a largo plazo efectos adversos psicológicamente como también trastornos alimenticios graves.


Para adelgazar de forma sana y duradera lo mejor es acudir a un nutricionista que confeccionará una dieta personalizada y adecuada a la edad, peso, constitución física, etc. pautas que aseguran una pérdida de peso en un proceso progresivo y sin efectos secundarios que se prolongará en el tiempo.

0 comentarios :