sábado, 14 de abril de 2012

¿En qué consiste una dieta macrobiótica?


Basada en un conjunto de consejos y ciertas normas orientadas a lograr una vida saludable, la dieta macrobiótica llega a occidente en 1957 de la mano de Georges Ohsawa

Este tipo de alimentación se basa en la antigua medicina china y también el budismo zen. Para estos dos pilares la alimentación es sinónimo del equilibrio conocido como Yin que representa lo femenino, frío y oscuro y el Yang lo masculino, caliente y luminoso, principios que se encuentran presentes en la naturaleza y lleva a poner en práctica un concepto de alimentación saludable.

La enfermedad estará ausente cuando estos dos principios se encuentren en armonía y equilibrados por medio de una alimentación adecuada, existiendo para la macrobiótica una relación directa entre el estado anímico y la alimentación.

Como características principales de una dieta macrobiótica se destacan el consumo de cereales integrales que deberán representar el 50% del total de los alimentos consumidos diariamente, arroz, trigo, avena, cebada, centeno y mijo entre otros deben entonces estar presentes en el menú de todos los días.

Las hortalizas y vegetales cocidos abarcan representarán el 25% de la ingesta diaria y las legumbres formarán un 15% de la comida de cada día.

Para cubrir las proteínas animales puede comerse pescado blanco dos veces a la semana y están permitidas también las carnes de pollo y pavo pero de forma excepcional.

Huevos solo puede consumirse uno cada diez días y deben ser de los fertilizados, en tanto que las frutas pueden comerse a diario ya sean frutas secas o cocidas y eventualmente frutas frescas.

Los líquidos se deben ingerir luego de las comidas y no durante ellas, haciéndolo de a sorbos. Se recomienda tomar té y café de cereales y si se bebe agua preferentemente se consumirá tibia.

Entre los alimentos que deberían evitarse se encuentran carnes rojas, grasas animales, productos lácteos, azúcares, tomate, berenjenas y patatas. De las frutas conviene evitar las tropicales y el consumo de zumos.

Asimismo se evitarán también condimentos y especias picantes o fuertes, alimentos refinados y aquellos que fueron cultivados con abonos químicos o que tengan conservantes y colorantes añadidos.

El aspecto positivo de una alimentación macrobiótica induce a llevar una alimentación saludable, para mantener un buen estado de salud físico y mental.

0 comentarios :