jueves, 17 de mayo de 2012

Actividad física durante las vacaciones

La llegada del verano no debe ser una excusa para abandonar la actividad física, poniendo de manifiesto diferentes excusas como el calor o las vacaciones que hacen dejar la rutina de entrenamiento. 

Sin importar entonces,  el destino elegido para pasar las vacaciones ya sea la ciudad, la playa o la montaña, existen diversas opciones que permiten seguir adelante con la práctica de ejercicio físico, actividad fundamental para estar en forma. 

Si la opción es ir de vacaciones a la montaña las posibilidades de practicar actividad física puede relacionarse con el entorno natural que permite hacer caminatas, senderismo, desarrollando diferentes capacidades tanto musculares como aeróbicas. 

Muchos sin embargo, optan por la playa, un terreno perfecto tanto por la arena como por el mar con superficies blandas que requerirán de un esfuerzo mayor en cada movimiento registrándose un gasto calórico importante. 

Y para quienes se quedan en la ciudad no por ello deben renunciar a realizar actividad física ya sean actividades al aire libre o en espacios cerrados como un gimnasio. 

Cualquiera sea el lugar elegido durante el verano es necesario tomar ciertos recaudos antes de comenzar con la actividad física, entre los puntos más importantes es la utilización de productos con factor de protección solar alta (30 o 40) evitándose la exposición al sol durante las horas más peligrosas que son a partir de las 10 de la mañana y hasta las 4 de la tarde. 

Si la actividad a desarrollar es en el exterior siempre se utilizará una gorra con vicera , además de prendas de colores claros que son optimas para absorber la luz generando menos calor, ropa confortable lo mismo que calzado apropiado, sumándose a todo esto una buena hidratación bebiendo agua tanto antes como durante y después de realizar ejercicio físico. 

Entre las rutinas de playa pueden realizarse caminatas incluyendo saltos, subir y bajar médanos. 


La arena es una de las mejores superficies para realizar actividad física al aire libre gracias a su densidad, textura y consistencia única. 

Además, permite organizar rutinas de lo más variadas que pueden incluir saltos, subidas y bajadas de médanos, piques y caminatas, pudiendo intercalarse algunos movimientos dentro del mar ya que el agua produce una mayor resistencia y esto siempre requerirá un esfuerzo extra. 

La práctica de Mountain bike permite realizar trayectos tanto de ascenso como de descenso todos estos son ejercicios que permiten fortificar los músculos además producir una quema de grasas importante, no siendo recomendable para personas con problemas de columna o rodilla ni para aquellas que padecen algún déficit respiratorio o cardiovascular. 

El roller puede hacerse en la ciudad utilizando espacios como parques y plazas, siendo un excelente ejercicio para tonificar los músculos de glúteos y piernas, además de ayudar a un buen desarrollo del equilibrio. 

Entre los más tradicionales se encuentran la natación y todas sus variantes ideales para el verano como el aquafitness y el aquagym.

0 comentarios :