viernes, 1 de junio de 2012

Dietas famosas del verano

Peso saludable y una buena figura pueden lograrse a través de una dieta y actividad física que deben llevarse a cabo con constancia durante el año, adoptando ciertos hábitos de vida sencillos que una vez que se han fijado como conductas pueden realizarse a diario sin ningún esfuerzo. 

El problema para la mayoría de las personas es seguir una dieta baja en calorías durante el invierno ya que durante la época de frío se incrementa el consumo de alimentos muy calóricos, que obviamente se traducen en depósitos de grasa y una par de kilos de más que será necesario eliminar antes del verano. 

Por ello muchas personas optan antes de las vacaciones comenzar con alguna de las dietas más famosas que prometen resultados excelentes en poco tiempo. 

Así, la dieta de Los Puntos es bastante variada y consiste en comer alimentos que poseen una puntuación determinada. 

El menú se prepara siguiendo un esquema que no debe exceder la puntuación máxima que equivale a las calorías aportadas al organismo. 

Por su parte las dietas disociadas, tan famosas en la actualidad, tienen la particularidad que consisten una planificación del consumo de alimentos de manera que en una comida se encuentren presentes todos los grupos nutricionales. 

Como ejemplos de este tipo de dietas se encuentran la Scardale y la Montignac, con una duración de 15 días luego de los cuales se sigue con una dieta de mantenimiento que permite bajar algunos kilos más. 

En la dieta Pronalak, que debe hacerse bajo control médico, la importancia radica en la ingesta de ciertos nutrientes, con la consigna de perder peso de forma rápida pero conservando el tejido muscular intacto. 

También están de moda las dietas basadas en un solo alimento, que son muy exigentes y no es aconsejable llevarlas adelante por más de una semana. Pueden causar episodios de hambre entre comidas y son totalmente desequilibradas, con el problema que los kilos perdidos generalmente se recuperan en poco tiempo e inclusive en muchos casos se ganan un par de kilos más. 


Como ejemplos se pueden citar la dieta de la sandía, del pomelo, de la alcachofa, de la piña, y muchas otras. 

Demás está decir que estas dietas, a pesar que están de moda y que muchas personas las siguen y dicen obtener resultados maravillosos, no son equilibradas y por lo tanto poco efectivas si lo que se busca es bajar de peso de manera saludable y no recuperar los kilos perdidos. 

Unos tres o cuatro meses antes de la llegada del verano es aconsejable consultar con un nutricionista que podrá hacer una dieta personalizada y a ésta sumarle actividad física moderada, una forma segura y eficaz de estar en forma y saludable. 

Pero si ya el verano ha llegado, lo mejor es seguir una dieta baja en calorías pero a la vez equilibrada con los nutrientes necesarios que el organismo necesita, sin saltearse ninguna comida y dándole importancia sobre todo al desayuno.

Pescado, frutas, vegetales crudos o cocidos al vapor, yogurt natural, gelatinas diet y pan integral con moderación son una buena base para preparar un menú diario sano y equilibrado. 

0 comentarios :