miércoles, 11 de julio de 2012

Nutrición y piel sana

Para quienes no desean recurrir a cirugías estéticas, botox o tratamientos invasivos, que además de costosos pueden resultar riesgos. 

Existen estrategias naturales que además de ser saludables benefician la piel, ya que una nutrición adecuada, sana y equilibrada dará como resultado una piel sana. 

Diversas investigaciones han demostrado que el consumo de ciertos alimentos puede ayudar a prevenir la aparición de arrugas, manteniendo una buena hidratación. 

Así, la naranja, frutos rojos y los vegetales variados que tienen color rojo poseen altas tasas de antioxidantes que ayudan a evitar el envejecimiento prematuro. Por ello, el tomate, melón y los boniatos ayudan a mantener la piel firme, brillante e hidratada, debiendo estar presentes en la alimentación diaria. En el caso de los boniatos son perfectos para reemplazar la patata normal en todo tipo de preparaciones, ocurriendo lo mismo con el tomate que puede formar parte de un sándwich o una ensalada. 

Las frutas cítricas también son recomendables como parte de la dieta diaria ya que además de mantener hidratada la piel previene las arrugas y la vitamina C que contienen es un poderoso antioxidante que ayuda a mantener estable la producción de colágeno, impidiendo la aparición de flacidez. Naranja, pomelo, kiwi, son excelente frutas con alto contenido de vitamina C, lo mismo que el limón. Los cítricos pueden integrar fácilmente el menú diario ya sea en forma de zumos, al natural o en algunos casos en postres y helados. 


Los tés, tales como el té verde, negro o el té blanco son excelentes y solo es necesario consumir unas tres tazas diarias para obtener sus beneficios, Por ello se aconseja sustituir de forma gradual el café diario por té, que además ayuda a mejorar la piel ya que contiene antioxidantes. 

La vitamina A, es considerada como uno de los nutrientes más importantes para la salud de la piel, ya que combate el envejecimiento precoz, la formación de escamas y la deshidratación, siendo esencial para la renovación celular. Espinacas, acelga, lechuga y el brócoli, son solo algunos de los alimentos que pueden consumirse como fuente de vitamina A, ya sea frescos, cocidos o crudos, además de poder cocinarse al vapor. 

El pescado debe estar incluido en la dieta por poseer ácidos grasos Omega3. Atún, salmón y sardinas e incluso en los mariscos puede encontrarse esta sustancia con propiedades antiinflamatorias que ayudan a combatir los daños que ocasiona una exposición prolongada al sol.

0 comentarios :