miércoles, 18 de julio de 2012

Nutricosmética y micronutrición durante el verano

Durante el verano todos desean aprovechar al máximo el buen clima disfrutando del sol, el mar o la piscina, algo que es factible de hacer pero guardando los cuidados necesarios ya que el sol es uno de los factores que mayores riesgos comporta si no se tomas las previsiones adecuadas.

Proteger la piel es fundamental pero también es necesario hacer lo mismo con los ojos evitando así la aparición de enfermedades oculares que se vuelven progresivas y los especialistas han dado ya la señal de alarma sobre este tema.

Así tanto la nutricosmética y micronutrición durante el verano ayudan a cuidar la salud de forma integral a través de complementos alimenticios denominados como “Solar-antiaging”, productos conocidos y que vuelven a estar presentes en los comercios con el comienzo del verano para lograr por ejemplo un bronceado natural pero saludable.  

Estos productos ayudan a proteger la piel, los ojos y también el pelo, que se ven expuestos a factores externos que pueden dañarlos en profundidad, existiendo además propuestas de sustancias que ayudan a evitar las tan comunes candiadiasis y micosis que suelen ser más frecuentes durante el verano.




Con relación a los ojos se hace imprescindible utilizar gafas de sol pero con cristales adecuados ya que estos actúan como una barrera de protección, que además será necesario reforzar con algunos complementos alimenticios que contengan luteína y zeaxantina, sustancias que ayudan al cuidado de los ojos.  

Es necesario tener en cuenta que el cristalino puede sufrir las agresiones de los rayos ultravioletas y a pesar de poseer un sistema natural anti-radicalar de protección para luchar contra el efecto de los rayos ultravioletas con el tiempo el sistema se debilita y es necesaria una protección extra.  

Con relación al pelo, las fibras capilares también se recienten ante las agresiones de los rayos UV, como también por el agua de mar y la clorada de las piscinas.

Para nutrirlo de forma eficiente es necesario elegir complementos alimenticios a base de colágeno, vitaminas B8 y B5, además de metionina y cisteína.

En el caso de las micosis frecuentes en el verano la más común es la que aparece a nivel de los dedos de los pies y que puede extenderse a las uñas.

Tanto el calor como la humedad como las duchas colectivas en playas, piscinas y campings son factores que ayudan a la aparición de micosis.

Realizar un tratamiento con probióticos es un medio eficaz para reforzar el sistema de lucha contra los gérmenes.

Utilizar durante el verano los productos que ofrecen la nutricosmética y la micronutrición permitirá una protección sencilla y se podrá disfrutar de la mejor estación del año sin sufrir consecuencias dañinas.  

0 comentarios :