jueves, 23 de agosto de 2012

Actividad física, cómo comenzar su práctica

Los beneficios de practicar actividad física son conocidos por todos,  ya que mejora notablemente el estado general de la salud, ayudando a la prevención de enfermedades cardiovasculares, aumentando la fuerza y brindando mayor energía, además de ser ideal para mantenerse en forma.  

En términos generales, cualquier persona se encuentra apta para desarrollar actividad física, ya sea un deporte determinado o seguir entrenamientos tales como Pilates o ejercicios aeróbicos.  

Para comenzar a practicarla es necesario hacerlo de forma gradual y moderada, siendo siempre recomendable hacer una consulta previa con el médico antes de concretar el inicio de un programa de ejercicio físico, algo importante para descartar posibles dolencias como problemas cardíacos, presión alta o artritis.

Una vez superado el examen físico es hora de optar el tipo de actividad que va a desarrollarse que debe basarse en dos principios fundamentales, uno de ellos es que sea del agrado de quien realizará la práctica y el segundo es comenzar de forma lenta y esperar a que el cuerpo se acostumbre a este cambio.

Comenzar con actividad física tres veces por semana a partir de 20 minutos e ir gradualmente aumentando hasta llegar a 45 minutos diarios.  

Dejar atrás las excusas como la falta de tiempo es fundamental para obtener resultados positivos y por lo tanto es necesario elegir los días que se realizará entrenamiento y los horarios, que pueden ser por la mañana o también por la tarde, cada persona se adapta de forma diferente y se siente más motivada a determinadas horas del día para practicar ejercicio físico.



El período de calentamiento gradual es un paso previo fundamental para evitar lesiones y calambres como también estirar los músculos tanto antes como después de la práctica de ejercicio físico.

Los especialistas en fitness aconsejan no esforzarse cuando se desarrolla actividad física, siendo preferible pequeñas sesiones de ejercicio físico a no hacer absolutamente nada.

Evitar lesiones es otro de los puntos importantes y de allí el hecho de comenzar con ejercicios sencillos sin mayores exigencias como caminar e ir gradualmente aumentando tanto el tiempo como el nivel de actividad y ante síntomas de cansancio bajar el nivel o de lo contrario descansar un par de días, pero jamás abandonar ya que luego se hace más difícil recomenzar todo de nuevo.  

Después de un tiempo de realizar ejercicio físico es recomendable agregar entrenamientos de resistencia en el gimnasio ya sea levantando pesas o haciendo el trabajo en máquinas.  

0 comentarios :