jueves, 9 de agosto de 2012

Pilates y ciclismo

Quienes practican habitualmente ciclismo tanto sean deportistas como aficionados encontrarán en el Método Pilates un aliado excelente para evitar molestias y lesiones a nivel muscular.

Los beneficios de la práctica de ciclismo son innegables, ya que mejora la capacidad cardiovascular y ayuda a mantenerse en forma a través de rutinas que resultan entretenidas y saludables.

Diagramar una rutina de ejercicios Pilates como preparación previa a comenzar la práctica de ciclismo, reduce notablemente las posibilidades de sufrir lesiones, en tanto que otros ejercicios posibilitan mejorar la postura evitando contracturas que derivan directamente como consecuencia de la práctica de este deporte.

Potenciar ciertos músculos que se encuentran directamente relacionados con la práctica de ciclismo ayuda a mejorar los grupos musculares que son utilizados para la acción de pedaleo y aquellos que estabilizan el tronco.

Existen por lo tanto ciertos músculos que se encuentran directamente relacionados con el pedaleo en la acción de “bajada” como los extensores de cadera, femorales y glúteos, en tanto que durante la “subida” del pedal los principales músculos afectados son los extensores de la rodilla (cuádriceps). Por su parte los abdominales y lumbares son el grupo muscular que sirven para estabilizar el tronco.




La creación de una rutina adecuada de ejercicios Pilates servirá para potenciar abdominales y cuádriceps, obtener una mejor estabilidad lumbar, además de tonificar femorales, lumbares y glúteos.

Es aconsejable incluir además determinados ejercicios de Pilates que ayuden a superar el problema de posturas cifóticas que puede provocar la práctica de ciclismo.

La cifosis es una dolencia donde la columna vertebral se curva de forma exagerada y causa una inclinación en la espalda, existiendo diversos tipos de cifosis siendo la más común la cifosis de postura, que al no presentar molestas ni dolor lleva con el tiempo a problemas durante la edad adulta.

Este tipo de rutinas deben ser siempre diseñadas por un profesional acreditado en el Método Pilates, debido a uno de los principios que rigen esta disciplina tienen como base principal la de un entrenamiento “personalizado”.

Los ciclistas que incluyen en su entrenamiento una rutina de Pilates mejoran notablemente la fuerza en todas sus manifestaciones, tanto máxima, como explosiva y de resistencia, siendo por ello recomendable practicar ejercicios específicos de Pilates como mínimo tres veces por semana.

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Hola a todos. Fran Santana y E. Merino, profesores de la facultad de ciencias de la educación de Málaga, publicaron hace no mucho un estudio sobre los efectos de la práctica de pilates por un ciclista de montaña profesional. Si os interesa la vinculación de estas dos disciplinas, éste es sin duda un buen documento en el que basarse. Lo encontraréis en
http://www.fuentepilates.com/visorrep.php?nID=105
Saludos