domingo, 19 de agosto de 2012

Principios esenciales del método Pilates

Pilates es un método de ejercicio físico totalmente diseñado para beneficiar tanto el cuerpo como la mente y basado en esa premisa posee principios esenciales que lo hacen tan efectivo, siendo hoy elegido por miles de personas que optan por un estilo de entrenamiento diagramado en etapas progresivas.

Uno de los puntos centrales que el Método Pilates tiene muy en cuenta a la hora de su práctica es el centro de poder que se sitúa alrededor de la pelvis, basado en el hecho que el movimiento del cuerpo se encuentra estructurado como una diversidad de coordinaciones que son de utilidad entre la movilidad y la estabilización de las diferentes partes del organismo.

Una buena calidad relacionada con estas coordinaciones es lo que lleva a una funcionalidad óptima y de allí nace el “principio del centramiento” que según Pilates hace posible una integración total de las leyes naturales y puede a través de determinados ejercicios educar el cuerpo.

Según el creador de Pilates es importante construir un centro de fuerza del cual fluirá el movimiento hasta las zonas periféricas y ese centro fue llamado por Joseph Pilates como la “mansión del poder” se encuentra formado por los músculos que circunda todo el cuerpo, debajo de la cintura y alrededor de la pelvis.


Algunos estudios realizados recientemente,  han podido determinar que cualquier tipo de movimiento incluyendo aquellos de mayor precisión como los que se realizan con la mano necesitan imperiosamente de la participación activa de los músculos que se encuentran en la pelvis, fundamentando así las razones dadas por Joseph Pilates hace tantos años atrás cuando creó el método que lleva su nombre.

Este centro o mansión del poder esta íntimamente relacionado con el que se describe en la práctica de las artes marciales orientales que ya lo exponían hace miles de años.

Por esa razón, los ejercicios Pilates comienzan siempre en los músculos que se encuentran relacionados a la pelvis como los abdominales, lumbares y los que se encuentran en las caderas y glúteos, pero para desarrollarlos en su totalidad es necesario un trabajo de gran precisión y equilibrio.  

También, la fluidez y el asilamiento son factores imprescindibles a tener en cuenta cuando se practica Pilates, como una forma de disfrutar de una óptima salud muscular evitando dolores y posibles lesiones.

Existen pues, dos principios del movimiento corporal que se realizan de forma mecánica y que a pesar de ser opuestos se complementan brindándole al cuerpo una sintonía perfecta que va desde la motricidad fina hasta la agilidad y la fuerza.  

Estos dos principios son la movilización y la estabilización de las articulaciones y Pilates lo ha integrado en la fluidez del movimiento a través de ejercicios que siempre se realizan precisamente en movimiento y no en posturas como pueden ser los practicados en Yoga y el aislamiento articular que tiene tanta importancia como el movimiento en sí mismo.

De esta manera es posible ver que el Método Pilates se encuentra compuesto por una serie de ejercicios que de forma simultánea o sucesiva enfocan los dos principios haciendo que el cuerpo deba reorganizarse una y otra vez, llegando así a lograr un cuerpo armonioso, equilibrado y coordinado.  

0 comentarios :