jueves, 16 de agosto de 2012

Quemar grasas, adelgazar y acelerar el metabolismo

Bajar de peso puede transformarse en una ecuación perfecta resumida en acelerar el metabolismo, punto clave para lograr el éxito, sin tantos sacrificios y sin pasar hambre.

Esto que parece tan complicado no lo es si se comprende como funciona el organismo cuando se realiza una reducción de calorías.

Al comenzar una dieta para adelgazar el organismo recibe menos aporte calórico y por lo tanto el metabolismo se vuelve más eficiente, teniendo en cuenta que la denominada “tasa metabólica” se encuentra formada por la cantidad de músculo que un individuo posee, sumado a la actividad física diaria y a los factores genéticos que también tienen algo que ver en el tema.

Cuando mayor es la masa muscular, mayor será también la tasa metabólica y a menor músculo, se dará la situación inversa o sea menor tasa metabólica, un principio que explica entonces porque los hombres que tienen un alto porcentaje de músculo poseen un metabolismo que funciona más rápido que el de las mujeres.  

Siempre se han hecho investigaciones al respecto y se ha logrado así demostrar que ante un aporte calórico bajo el cuerpo pierde en proporción una alta cantidad de músculo, siendo por ello importante proteger esa tasa metabólica en especial cuando se sigue una dieta para bajar de peso.

Acompañar esa dieta para adelgazar con ejercicios de resistencia ayudará a tonificar y mantener la masa muscular y como consecuencia también el metabolismo.  

Muchos nutricionistas aconsejan que durante el tiempo que se sigue una dieta baja en calorías se mantenga un día de descanso y una vez por semana comer normalmente, pero siempre de forma moderada, ya que ese día de descanso es vital para ayudar a acelerar la tasa metabólica y se quemarán más colorías cuando se retome la dieta, siendo una buena manera de evitar el estancarse en un peso y no lograr bajar más kilos.




Practicar ejercicios aeróbicos no solo es bueno para la salud sino que ayuda a acelerar el metabolismo durante el día, cuando las prácticas se realizan por la mañana.  

El desayuno también es clave para lograr buenos resultados y por ello deberá ser nutritivo y brindar la energía suficiente para comenzar el día, evitando además concentrar las comidas en una o dos a lo largo del día, sino haciendo por lo menos cinco o seis comidas a lo largo de la jornada, raciones pequeñas para mantener activo el metabolismo y por supuesto con alimentos nutritivos.

En una dieta para acelerar el metabolismo es necesario entonces consumir proteínas, ya sea carne, huevo o lácteos y cada dos horas como por ejemplo un trozo de queso bajo en grasas o un yogur desnatado, también puede optarse por una porción de ensalada de frutas.  

Para la comida una ensalada de zanahoria rallada, con tomate y un poco de aceite de oliva, media pechuga de pollo a la parrilla y una taza de arroz integral y como postre una gelatina con frutas.

Otra opción para la comida es un omelet preparado con dos claras de huevo, una porción de verduras al vapor aderezadas con aceite de oliva y media cucharadita de sal, más una manzana o pera.

Para la merienda, yogur desnatado con frutas, un huevo duro y rodaja de pan integral y llegada la hora de la cena una porción de tara de vegetales, una ensalada de tomate y lechuga, o una hamburguesa casera a la parrilla y de postre una fruta.

Durante el día puede beberse agua, infusiones preferidas solas o con edulcorante.  

Con estos alimentos pueden diagramarse cada uno de los menús que serán consumidos a lo largo del día evitando pasar largas horas de ayuno, que solo consiguen que se ingieran mayor cantidad de alimentos en una sola comida y por lo tanto no se baja de peso tan rápido.  

0 comentarios :