lunes, 10 de septiembre de 2012

Drunkorexia y Diabulimia

Un estudio realizado en Gran Bretaña por la organización Beat ha develado cifras asombrosas ya que más de un millón de personas padecen hoy trastornos de alimentación y un 20% de ellas son hombres.

Se trata de un tipo de estadística muy difícil de lograr ya que existe una importante resistencia por parte de los hombres a admitir sus problemas alimenticios y por ende buscar ayuda para sobreponerse a esa dolencia.  

También se ha podido establece que ha crecido en un 66% la hospitalización de hombres que padecen trastornos alimenticios en Inglaterra y que muchos de ellos o bien no piden ayuda para solucionar su problema o los médicos no pueden reconocer los síntomas en los hombres.  

Las estadísticas demuestran que hasta hora se presumía que enfermedades como la anorexia y la bulimia sólo afectaba a las mujeres, que por una gran presión social y cultural se sometían a todo tipo de dietas y tratamientos con tal de lograr el cuerpo “ideal”, habiéndose hoy establecido que también estas dolencias afectan a muchos hombres.  

A pesar de lo que la mayoría de las personan piensan con relación al ejercicio físico como algo saludable, hecho sin parámetros lógicos se transforma en otro factor importante de trastornos de la alimentación en los hombres, que siguen siendo obesos aún entrenando diariamente.  

El estudio realizado por Beat también ha determinado que los varones padecen en la actualidad las mismas presiones que las mujeres para lograr esa “figura perfecta”, no siendo hoy una sorpresa para los especialistas en nutrición, ya que existen factores diferentes que se suman para provocar determinados comportamientos en los varones que a largo plazo les generan trastornos que muchas veces son graves.  

Anorexia, bulimia o potomanía son tres trastornos alimentarios de los más conocidos a pesar que surgen otras conductas alimenticias que también pueden considerarse negativas como perder peso de forma drástica.  


Así aparece la denominada drunkorexia cuyos síntomas son dejar de comer para poder ingerir alcohol, ya que éste tiene muchas calorías y por ende el paciente engorda, decide dejar de ingerir las comidas principales del día compensando así el aporte calórico, una conducta que suele darse de forma habitual en los más jóvenes.  

En el caso de la diabulimia, se relaciona con personas que son diagnosticadas de diabetes tipo I y el paciente necesita hacer uso de insulina esto puede enmascara un trastorno alimentario que tiene como objetivo perder peso de manera descontrolada, siendo uno una realizadas por estos enfermos la de reducir su dosis de insulina para que el cuerpo no pueda incorporar azúcares y así se limite el aporte calórico. Ambas enfermedades generan efectos secundarios importantes. 

En el caso de la drunkorexia a través del tiempo el paciente presenta un déficit de vitaminas, minerales y nutrientes primarios que llevan a un estado crónico de cansancio y lo hacen más propenso a sufrir enfermedades.  

En el caso de la diabulimia es sumamente peligrosa cuando la persona que la padece deja que grandes cantidades de azúcar transiten por su organismo éste no puede aprovecharla ya que carece de insulina.  

Buscar ayuda y tratar de comprender que estos trastornos son una enfermedad que es necesario tratar y curar es fundamental para no lesionar al cuerpo de forma irreversible.  

0 comentarios :