miércoles, 29 de mayo de 2013

Salud y bienestar: el secreto es un buen descanso

Así como una dieta equilibrada sumada a la actividad física habitual benefician la salud, un buen descanso incide directamente en el bienestar de las personas.

De allí, que dormir bien es sinónimo de salud y un sueño de mala calidad lleva a sufrir un malestar general durante el día interfiriendo en las actividades que deben realizarse durante la jornada.

Se ha demostrado científicamente que la falta de descanso adecuado prolongado traerá como consecuencia trastornos en todos los ámbitos de la vida tanto de niños como de adultos provocando una notable disminución en el rendimiento físico e intelectual. 

Un descanso inadecuado también influye en la estética, a través de ojeras, palidez en el rostro, y en el humor, siendo muchas veces el motivo que genera discusiones y problemas tanto en el ámbito laboral como familiar.

Los niños por ejemplo, deben descansar unas diez horas por día mientras que los adultos obtendrán beneficios notables durmiendo entre siete y ocho horas, sin embargo descansar no solo es dormir sino que esas horas de sueño sean realmente reparadoras. 


Existen algunas recomendaciones con relación a un buen descanso recomendadas por los profesionales dedicados al estudio del sueño y entre ellas se destacan: 
  • Tratar de mantener un horario constante tanto para dormir como para despertar. 
  • Evitar una cena demasiado copiosa ya que esto interfiere en el sueño. 
  • Utilizar siempre ropa confortable para dormir
  • El ambiente también es fundamental a la hora de dormir, de allí que debe siempre hacerse en la habitación destinada exclusivamente a ello y tratar que sea un ambiente confortable, bien ventilado y tanto en invierno como en verano mantener una temperatura adecuada.
  • Evitar tener en el dormitorio el televisor, teléfono móvil o llevar trabajo a la cama, esto no solo no permite descansar siguiendo un horario determinado sino que muchas veces causa alteraciones relacionadas con las obligaciones que deberán cumplirse al día siguiente.
  • Una buena postura también es importante siendo lo más recomendable dormir boca arriba, ya que esto ayuda a que la columna vertebral se apoye correctamente sobre el colchón facilitando también una buena respiración.
  • Hacer ejercicio de cardio mejora notablemente tanto la duración como la calidad del sueño, de allí que es aconsejable practicar unos treinta minutos de ejercicios aeróbicos unas seis horas antes de ir a dormir.
  • Evitar la cafeína y los refrescos azucarados antes de ir a dormir ya que ambas bebidas tienen un efecto activador del cerebro y no permiten un buen descanso, sucediendo algo similar con el tabaco sobre todo porque la nicotina es un potente estimulante del sistema nervioso.


Un buen descanso es fundamental para el bienestar físico y psíquico de las personas en todas las etapas de la vida de allí que es necesario aprender a sacar el mayor provecho de esas horas de sueño que se reflejará al día siguiente.

0 comentarios :