martes, 7 de mayo de 2013

El entrenamiento excesivo es tóxico para la salud

El ejercicio en exceso es perjudicial para la salud lo mismo que el sedentarismo, ambos extremos son poco recomendables y de allí que buscar el equilibrio es el objetivo de cualquier entrenador personal para con sus alumnos.

Muchas personas creen que el realizar un entrenamiento largo y duro diariamente les permitirá comer de todo y mantenerse siempre en forma, algo que en realidad a largo plazo solo les acarreará una gran cantidad de problemas fisiológicos.

Largas clases de spinning, duros recorrido de kilómetros o una rutina por demás pesada realizada a diario pueden no causar daño a una persona joven en el corto plazo, sin embargo con el tiempo el cuerpo comenzará a dar señales negativas. Existe una reacción tóxica que se evidencia por la tensión indebida en los órganos ya que la Creatina Quinasa (CK) en sangre se vuelve alta. 

La CK es un indicador en los análisis de sangre para determinar si existe por ejemplo una degradación muscular externa. Por otra parte, el objetivo que debe tener cualquier programa de entrenamiento físico bien diseñado es una respuesta positiva siendo esto posible con una rutina de ejercicio físico en poco tiempo pero con un trabajo duro siempre al mínimo.

El ejercicio extenuante a la larga producirá daños en la fibra de los músculos y esto se verá reflejado con la pérdida de fuerza, inflamación, rigidez y dolor, síntomas que pueden permanecer entre cinco y diez días después de haberse ejercitado.


Al dejar de entrenar de forma excesiva se produce un proceso de reparación y de adaptación que vuelve al músculo más resistente. Se ha demostrado que existen ejercicios físicos que pueden producir daños musculares entre ellos los de larga duración como en el caso un maratón, sesiones intensas de pesas, carreras de piques y ejercicios isométricos.

Para optimizar el entrenamiento debe comenzar la clase en forma lenta, evitando contracciones intensas incrementando la intensidad y duración de los ejercicios en base a un programa gradual y en cuanto se sientan molestias debe detenerse el entrenamiento o reducir la intensidad hasta que las molestias desaparezcan. 

Un entrenamiento eficiente permitirá estar en forma y mantener la salud pero también deben cambiarse los hábitos alimenticios que sostienen la idea de comer una gran cantidad de calorías diariamente y tras ello entrenar muy duro para mantener el peso bajo control, ya que esto pone en riesgo el organismo. Lo inteligente es controlar el peso diagramando una dieta saludable y equilibrada y entrenar en sesiones cortas y con ejercicios duros al mínimo.

0 comentarios :