sábado, 14 de septiembre de 2013

Barefoot running, la nueva forma de correr

El Barefoot running es una nueva forma de correr sin utilizar el soporte artificial que representan las tradicionales zapatillas, permitiendo que el pie y las articulaciones puedan reproducir su movimiento natural. En la actualidad y desde hace más de una década los fabricantes y diseñadores de zapatillas de running se han esmerado en proporcionar al corredor una buena amortiguación, soporte suficiente y un mayor control de pronación y cupinación.

Toda esta tecnología pudo verse reflejada en el uso de plantillas, acolchados de aire y gel, además de palmillas con el objetivo de proteger el pie facilitando la pisada. Sin embargo, esto  puede cambiar a partir de la llegada del barefoot running con cientos de seguidores que defienden este estilo de correr sosteniendo que las zapatillas modifican la forma de andar y alteran la postura natural del cuerpo al correr haciendo que el trabajo físico resulte poco eficiente.

Según los defensores del barefoot el cuerpo humano está creado y diseñado para correr libremente y sin ningún tipo de amortiguación. Basados en el hecho que en el pasado el hombre no utilizaba amortiguación ni soportes y que hoy esas barreras protectoras han transformado al cuerpo en una estructura ociosa.


Al utilizar zapatillas el cuerpo sufre modificaciones en su posición natural al correr y aunque se utilice calzado con amortiguación el impacto sobre las rodillas es constante, algo que no ocurriría practicando barefoot running que entre otras cosas permitiría que el pie se encuentra en una postura más relajada.

Por supuesto que ya se han realizado estudios sobre este tema y uno de ellos se hizo en la Universidad de Harvard donde se llevó a cabo un experimento con corredores que de forma habitual usaban zapatillas y otros que corrían descalzos.

Al medirse sobre una placa con sensores la fuerza de los impactos generados por ambos grupos fue posible determinar que con zapatillas la descarga en cada pisada era más enérgica y los descalzos controlaban mejor el impacto. Correr en estilo Barefoot necesita de la acción de mayor cantidad de músculos y la acción coordinada de todo el cuerpo además de respetar la forma natural del pie.

Asimismo, correr descalzo genera nuevas sensaciones como la de una mayor sensibilidad del pie pero también tienen sus contras como por ejemplo perder la protección que prestan las zapatillas frente a golpes, piedras o elementos cortantes que pueden encontrarse en el terreno, sufrir de ampollas hasta que la planta del pie se encuentre curtida. También puede sufrirse de sobrecarga en los gemelos, por ello los expertos recomiendan que la adaptación debe ser gradual siendo necesario modificar la forma de pisar, algo bastante complicado sobre todo por ser un movimiento reflejo.

Para aquellos que recién comienzan existe la posibilidad de utilizar una especie de plantillas denominadas como zapatillas Barefoot que ayudan a soportar el roce y el contacto con el terreno.

1 comentarios :

SUPLEMENTOS DEPORTIVOS ONLINE dijo...

una nueva forma de correr, que recupera algo necesario para todos: movernos. La alimentación es clave, y el ejercicio CONSTANTE lo acompaña