domingo, 29 de diciembre de 2013

Actividad física en las distintas etapas de la vida

La mayoría de las personas tienen conciencia de que la actividad física es un hábito que trae beneficios para la salud física y psíquica en cualquier etapa de su vida, permitiendo reducir los riesgos que trae aparejada la vida sedentaria además de mantenerse en forma.

Así, un programa de ejercicio físico siempre tendrá como objetivo fundamental mejorar la salud y crear hábitos de vida saludable a través de programas que se ajusten a las necesidades y también a las preferencias de cada persona teniendo en cuenta además, la edad, sexo y estado físico en general.
  • Actividad física en niños

El tema de la obesidad infantil es un problema cada vez más frecuente en el mundo y en la mayoría de los casos se debe a una mala alimentación y a una vida sedentaria, una situación que de no revertirse a tiempo puede causar hipertensión arterial o diabetes, factores que también son un riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Para ayudar a la dieta equilibrada los niños deben también realizar actividad física e integrarla a sus rutinas como una forma de incorporar este hábito saludable que se traducirá en el futuro en una mayor esperanza de vida y evitar el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

La práctica de algún deporte y generar el hábito de la realización de ejercicio físico habitual es fundamental para la salud física y psíquica de los niños desarrollando estilos de vida más activos y evitando una vida sedentaria.


  • Ejercicio físico en adultos

En el caso de los adultos las actividades físicas más recomendables son sobre todo las aeróbicas, mientras que los adultos sedentarios siempre deberán comenzar la ejercitación con una rutina de actividad físico de baja intensidad y poca duración e ir gradualmente aumentándolo para obtener resultados exitosos y no sufrir lesiones.

Tanto la práctica de un deporte como correr o realizar disciplinas como Pilates o step pueden adecuarse a las necesidades de los adultos, siempre teniendo en cuenta la edad, sexo y condiciones físicas en particular de cada persona.
  • Ejercicio físico en personas mayores

Con el paso de los años las personas se van volviendo físicamente menos activas, un error que cometen la mayoría al dejar de realizar alguna actividad física en su tiempo libre, habiéndose demostrado que el ejercitarse aunque sea de forma controlada ayuda a mantener un estado físico óptimo.

Existen rutinas de ejercicio físico que pueden ser realizadas por las personas mayores sin causar lesiones y que se adaptan a su estado físico general, son seguras y saludables como por ejemplo el Aquagym, un tipo de actividad de baja intensidad con todos los beneficios de la natación.

Lo importante en las personas mayores es mantener la regularidad y adecuar la intensidad de los entrenamientos realizando ejercicios moderados, siendo además beneficioso para prevenir la pérdida de hueso, reducir el riesgo de fracturas y sufrir otras enfermedades propias del envejecimiento como dolencias coronarios o hipertensión arterial, con el beneficio extra que el ejercicio físico mejora la coordinación y también el equilibrio.

0 comentarios :