jueves, 12 de diciembre de 2013

Hidropilates

Los deportes acuáticos están cada vez más de modo y Pilates también ha implementado una forma de practicar esta disciplina en el medio acuático a través del hidropilates o Water Pilates.

Se trata de una variante del Método Pilates que tuvo origen en Estados Unidos y se extendió después a otros lugares del mundo, siendo una técnica indicada para personas que tienen dificultades motrices.

El hidropilates requiere de mucho menos esfuerzo físico para realizar los movimientos a pesar que existen algunos que se intensifican pero resultado sumamente beneficioso para el cuerpo ya que estos movimientos generan una contracción muscular mayor siendo una variante de Pilates también recomendado para embarazadas.

Con la práctica de hidropilates se ejercita todo el cuerpo de forma pareja y se tonifican todos los músculos, gracias a la adaptación que se ha hecho de los ejercicios originales para permitir que puedan hacerse en el agua ya que este medio no solo modifica el peso del cuerpo sino también su temperatura.


Es ideal que el hidropilates se practique en una piscina climatizada para no afectar la frecuencia cardíaca y permitir que ciertos movimientos puedan sentirse de forma más intensa ya que se logran mejores resultados en muchos menos tiempo.

La resistencia en el agua puede graduarse a través de los ejercicios y según la profundidad del agua que por lo general no está más arriba del pecho para permitir una práctica más sencilla y confortable.

Algunos accesorios forman parte de la práctica de hidropilates como las barras flotadoras y colchonetas herramientas que ayudan a mantenerse a flote y con una postura correcta sobre todo en la zona de la espalda, ayudando también a tener una sensación de relajación pero también ser indispensables para trabajar de forma más intensa las zonas de abdomen, pelvis, glúteos y cadera.

0 comentarios :