domingo, 5 de enero de 2014

Método de entrenamiento en suspensión TRX

El TRX es un método originalmente creado por el ejército Americano y surgió por la necesidad de mantener a los hombres en buen estado físico tanto en los cuarteles como en los barcos y submarinos, utilizándose en un comienzo el cinturón de un paracaídas que servía como elemento de sujeción para la realización de una serie de ejercicios en los que el peso corporal era utilizado en un entrenamiento en suspensión.

En la actualidad el entrenamiento en suspensión proporciona muchas ventajas a la hora de hacer ejercicio físico ya que va más allá de una serie de movimientos de fuerza convencionales, brindando mayor flexibilidad, equilibrio y estabilidad de la parte central del cuerpo. Un entrenamiento altamente efectivo y versátil como herramienta de suspensión también ha pasado a formar parte de las rutinas de muchos atletas profesionales como base de su acondicionamiento físico.

Los ejercicios básicos del método TRX son relativamente sencillos de practicar y se diferencian de los tradicionales por el hecho que las manos o los pies se encuentran por lo general sujetos a un punto de anclaje, en tanto que el extremo opuesto del cuerpo está en contacto con el suelo.

De esta forma el único punto de sujeción del TRX crea una combinación ideal de apoyo y movilidad que ayuda a desarrollar la fuerza, resistencia, flexibilidad, potencia, coordinación y mucha estabilidad en la parte central del cuerpo, brindando beneficios en todos los niveles de entrenamiento, siendo utilizado hoy como una herramienta para la rehabilitación de personas que deben recuperarse de lesiones.


Una numerosa serie de ejercicios realizados utilizando el TRX han transformado el entrenamiento en suspensión en una solución no solo efectiva sino también muy versátil que puede adaptarse a cualquier edad, sexo y condición física previa.

Los ejercicios básicos pueden ser modificados y adaptados a programas especiales de entrenamiento, ajustando por ejemplo la intensidad de acuerdo al nivel de cada persona y marcados por tiempos de trabajo y no por repeticiones algo similar a lo que se establece para el descanso, trabajando primero todas las series de un ejercicio y pasando al siguientes descansando solo el lapso de tiempo que demanda pasar de un ejercicio al otro.

La duración de las sesiones con TRX puede variar entre 35 y 40 minutos y básicamente se combinan trabajos sencillos en los que es posible variar la inclinación del cuerpo de acuerdo a la intensidad que quiera darse al entrenamiento.

El programa básico con TRX está destinado a desarrollar, fuerza, flexibilidad, equilibrio y lograr también la quema de grasas a través de rutinas funcionales que abarcarán todo el cuerpo, optimizando el tiempo y realizando un entrenamiento en 40 minutos, siendo recomendable en la primera etapa básica realizar dos series de 30 segundo tanto para los ejercicios unilaterales como los que deben hacerse de ambos lados, con un descanso de también 30 segundos entre cada serie y terminando cada sesión con ejercicios de estiramiento.

0 comentarios :