lunes, 3 de febrero de 2014

Ejercicio en exceso intoxica el organismo

Así como el ejercicio físico es recomendable y sumamente saludable a cualquier edad el entrenamiento en exceso puede ser perjudicial y tóxico para el cuerpo, siendo la excusa de la mayoría de las personas que lo hacen el hecho de que así se mantienen en forma y no necesitan hacer dieta.

El tratar de controlar el peso a través de extenuantes y largos entrenamientos físicos solo causa a la larga problemas fisiológicos, sobre todo cuando se trata de personas que se encuentran en su peso correcto y no necesitan adelgazar.

Nada justicia realizar ejercicio físico en exceso sin importar si se trata de una clase de spinning, aeróbico o step, siendo necesario tener en cuenta que el daño provocado al cuerpo se verá a largo plazo a través de diferentes tipos de lesiones.
  • Consecuencias de un sobre-entrenamiento

El intensificar la rutina de ejercicio físico de una forma desmedida,  llevando el esfuerzo por encima de los límites reales de la resistencia del cuerpo como primer efecto nocivo aparecerá una merma sustancial en el rendimiento, pero también habrá un incremento de la frecuencia cardíaca sobre todo después del descanso prolongado o sea por las mañanas.

Existen también otras consecuencias que es necesario tener en cuenta por un exceso en el ejercicio físico, lesiones como tendinitis son las más frecuentes pero también existen los riesgos de fracturas por estrés óseo y bajar de peso sin quemar grasa sino provocando que los músculos se desgarren.


El dolor persistente es otra de las consecuencias de un sobre-entrenamiento causado por una disminución de la capacidad de recuperación del cuerpo, un problema que puede volverse crónico siendo comunes los dolores en las articulaciones, mientras que la fatiga crónica se suma a lo anterior y hace que la persona sienta cansancio extremo.
  • Un entrenamiento saludable

Evitar el sobre-entrenamiento y sus consecuencias es relativamente sencillo sobre todo porque el cuerpo da señales de que necesita un descanso para seguir funcionando bien además de ver los beneficios que puede traer al cuerpo.

Dormir 8 horas diarias permitiendo que el cuerpo se recupere de los esfuerzos realizados, además de cambiar la rutina de ejercicio alternando el aeróbico con musculación es un plan equilibrado para acostumbrar al organismo y evitar el agotamiento.

También puede implementarse el aumento de intensidad dentro de la rutina pero haciéndolo de forma paulatina y controlada, alimentándose correctamente con una dieta equilibrada rica en vitaminas y minerales además de ingerir proteínas y beber agua antes de comenzar la actividad física, manteniendo una hidratación correcta durante toda la sesión.

0 comentarios :