jueves, 24 de abril de 2014

Como evitar la tendinopatías

Las lesiones en los tendones son el mayor punto de preocupación de los deportistas, mucho más que las lesiones musculares, ya que los tendones soportan la mayor fuerza y resistencia, sirviendo de nexo entre diferentes músculos que muchas veces actúan con fuerzas opuestas.

Para dar un ejemplo de esto cuando un deportista esta preparado a lanzar el martillo y gira el cuerpo para impulsarse, el tendón de Aquiles, en un extremo está forzado hacia abajo para mantener los pies adheridos al suelo y en el otro  está forzado hacia arriba para acompañar el giro del cuerpo en el momento de tomar impulso.  

Los tendones son fuertemente exigidos en las prácticas deportivas, especialmente en atletismo, ciclismo, baloncesto y otras actividades donde la “explosión muscular” es intensa con movimientos muy rápidos y bruscos.

Si son atletas de maratones o desplazamientos en tierra  las piernas son las que realizan el mayor esfuerzo, el más perjudicado es también el tendón de Aquiles que une los músculos gemelos al talón del pie. En cambio, si el mayor esfuerzo lo realizan los brazos, como en el caso de lanzadores, tenistas o remeros, son los tendones del hombro y codo los más exigidos.


Al sufrir una dolencia los síntomas comienzan con un dolor muscular a la atura de la inserción, que luego se proyecta al tendón, provocando la inflamación de este acompañado de bursitis y que puede desencadenar en calcificación de la zona si el problema se hace crónico, también, el esfuerzo repetitivo, puede ocasionar inflamación como ocurre en el llamado “codo de tenista.”

Todos los recaudos que puedan tomarse para evitar estas lesiones son importantes ya que la recuperación tendinosa lleva mucho tiempo, lo que para un deportista de alta competición puede representar el fracaso de una temporada. 

Si bien es verdad que el deportista profesional tiene mayor desarrollo muscular, mayor densidad mineral ósea y ligamentos y tendones más fuertes, esto no significa que deba explotar sus capacidades hasta el límite ya que esto puede provocar la aparición de tendinopatías, fracturas de estrés, condromalacias y lesiones musculares.

En el caso de la tendinopatía es una alteración de la estructura del tendón, formada principalmente por colágeno tipo I y mucopolisacáridos y para evitar lesiones es necesario  nutrir la zona  del cartílago articular, existiendo también suplementos que nutren los tejidos destinados a proteger los tendones.

Estudios realizado han confirmado que el uso de suplementos ayuda a mejorar las lesiones acelerando la recuperación con una mejora significativa y estos beneficios están asociadas a la mejora de la estructura del tendón. 

0 comentarios :