martes, 26 de agosto de 2014

Entrenamiento espartano

Un tipo de entrenamiento fuerte y una filosofía basada principalmente en el trabajo con peso corporal intenso, el espartano tiene sus raíces en el modo de vida y las rutinas físicas que realizaban precisamente los espartanos.

Con reglas claras y precisas el entrenamiento espartano es una rutina dura pero que mejora la condición física cada día, con ejercicios que se centran en trabajar los grandes grupos musculares con el objetivo de mejorar tanto la fuerza como la resistencia funcional. Cabe recordar que los antiguos espartanos necesitaban ser veloces, fuertes y tener buena resistencia para sobrevivir en el campo de batalla, algo que se consigue con un cuerpo definido y funcional.

Sin embargo, para obtener resultados es necesario tener disciplina y no desistir una vez que se ha comenzado con el plan de entrenamiento variando de forma constante la dinámica de los ejercicios como también la intensidad de trabajo ya que el cuerpo logra adaptarse rápidamente a los nuevos estímulos. 

Calentamiento y estiramientos adecuados son imprescindibles y deben ser tomados con seriedad, sobre todo porque la rutina de entrenamiento es dura.


Los ejercicios de estiramiento de codos, cuello, rodillas y en definitiva toda la actividad del cuerpo previa a los ejercicios principales activarán el cuerpo. La clave del entrenamiento espartano son pocas repeticiones pero realizada a alta velocidad, con series compuesta de un gran número de repeticiones descansando el tiempo solo imprescindible para poder volver a realizar nuevamente la repetición.

Entre serie y serie puede hacerse un descanso de un minuto pero siempre y cuando se mantenga el cuerpo en movimiento ya sea caminando o saltando, pero jamas quedarse inmóvil.

Zancadas, flexiones, sentadillas, crunchs o lumbares, entre otros ejercicios que solo pueden hacerlos con la intensidad necesaria aquellas personas que cuenten con condiciones físicas media-altas, a pesar de que es posible graduar la intensidad para hacer frente a la rutina.

Es posible por ejemplo disminuir el número de repeticiones por serie, siempre en función de la capacidad inicial del deportista, pero esto no debe tomarse como el modelo a seguir ya que el entrenamiento espartano jamás puede ser cómodo y sencillo, ya que esto iría contra su filosofía.

0 comentarios :