viernes, 8 de agosto de 2014

Termogénesis y la acumulación de grasas

Ante la acumulación de grasas en ciertas partes del cuerpo el fenómeno natural denominado “termogénesis” representa una respuesta del organismo para defenderse precisamente de esas adiposidades que van acumulándose.

El proceso de termogénesis es relativamente sencillo, ya que a medida que se consumen alimentos el cuerpo acumula las nutrientes necesarias que posteriormente se irán quemando con las actividades diarias impidiendo que se acumulen en cuerpo de forma excesiva.

Sin embargo, cundo se consumen más nutrientes de las que realmente se necesitan y no se realiza una actividad física extra para quemar las calorías en exceso este proceso de termogénesis se ve afectado y se traduce en sobrepeso.

Los nutrientes que no son quemados se acumula en forma de grasa y se forman los depósitos en el tejido subcutáneo y el adiposo que existen precisamente para cumplir esta función.


En estos casos dichos nutrientes se acumulan en forma de grasa, cuando ésta es excesiva, se guarda en nuestra “despensa”: en el tejido subcutáneo y en el adiposo, diseñados especialmente para esa función. Por otra parte, si el aumento de grasa sigue creciendo los tejidos comienzan a acumular en el abdomen, páncreas e hígado generando en la mayoría de los casos problemas de salud.

La termogénesis es por lo tanto la respuesta del cuerpo ante la acumulación excesiva de grasa que se traduce en aumentar la temperatura del organismo de diferentes maneras como puede ser haciendo una actividad física no voluntaria como mover ls piernas constantemente, gesticular mucho y otras alteraciones que hace que la persona comience a estar nerviosa.

Afortunadamente, hoy existen métodos que pueden inducir a la termogénesis de forma externa, puede ser a través de una dieta de las denominadas quema grasa o con el consumo de algún suplemento dietético que estimule el metabolismo, además por supuesto de realizar actividad física que permita quemar la grasa de manera saludable.

0 comentarios :