lunes, 27 de octubre de 2014

Todo sobre el índice de masa corporal

Más allá de la dieta el conocer las características personales ayuda a obtener mejores resultados cuando de estar en forma y llegar al peso ideal se trata. Evaluar la composición corporal es indispensable no solo para saber si se está en el peso ideal sino también para determinar la salud de una persona, de allí que a una dieta equilibrada y la práctica de actividad física habitual es necesario sumarle algunos controles previos de los cuales surgirán entre otros datos el IMC (Indice de Masa Corporal) un dato importante que todo nutricionista tiene en cuenta.

La evaluación de la composición corporal se forma a través de el porcentaje de grasa y el índice de masa corporal, dos elementos que a pesar de ser diferentes en muchos casos guardan relación. En el caso del porcentaje de grasa corporal es diferente al IMC, ya que cuando se desea clasificar el nivel de lípidos del organismo se utiliza la grasa corporal relativa (%GC), que diferencia entre la masa grasa y la masa magra, por lo tanto ese porcentaje solo mide la grasa despreciando la masa libre de grasa.

Existen varios métodos para clasificar el nivel de lípidos como la tecnología Dexa, que solo está disponible en hospitales o algunos más asequibles como la antroponometría con plicometros, existiendo una relación entre el porcentaje de grasa y el IMC. Por su parte IMC es la relación que existe entre el peso y la talla y es importante porque sirve para identificar el sobrepeso y también la obesidad en adultos, pero siempre que sea realizado de forma adecuada.

La fórmula es sumamente sencilla ya que se debe dividir el peso corporal por la estatura (expresada en metros) al cuadrado. Este cálculo de IMC es la medida más útil para saber si una persona tiene sobrepeso u obesidad, siendo siempre igual, independientemente del sexo o edad del adulto.


Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud ha establecido que el sobrepeso se da con un IMC igual o superior a 25, mientras que la obesidad es un IMC igual o superior a 30, siendo por lo tanto los dos parámetros más importantes.

Así el IMC es el índice del peso de una persona en relación directa con su altura, no haciendo distinción entre componentes grasos y no grasos que los conforman, pero siendo una de las herramientas más sencillas y prácticas para evaluar el grado de riesgo que tiene una persona asociado con la obesidad.

Es necesario entonces tener en cuenta que una vez realizado el cálculo que entre 25 y 30 se está ante un individuo con sobrepeso, mientras que entre 30 y 35 ya se considera obesidad leve y entre 35 y 40 obesidad moderada, en tanto que por encima de 40 ya es una obesidad mórbida.

Si tienes dudas sobre tu peso, no dejes de hacer este sencillo cálculo de IMC y obtén en segundos el resultado que determinará si debes comenzar una dieta baja en calorías para estar en forma.

0 comentarios :