domingo, 15 de febrero de 2015

¿Qué es realmente el entrenamiento funcional?

Un término que lo hizo famoso uno de los más conocidos entrenadores de fuerza del mundo, Michael Boyle, el entrenamiento funcional tiene por finalidad analizar la biomecánica de los movimientos específicos de cada deporte e imitarlos pero añadiendo resistencia.

La idea es trabajar los mismos músculos, con los mismos planos, intensidad y velocidad que en el deporte que se practica habitualmente pero buscando siempre mejorar el rendimiento.

Así, el entrenamiento funcional representa hoy uno de los métodos más efectivos dentro del fitness que ayuda a mejorar el rendimiento físico y a la vez quemar calorías, optimizando el cuerpo y logrando un mayor equilibrio, flexibilidad y coordinación pero a través del movimiento corporal en un entrenamiento completo.

Este tipo de entrenamiento se basa en realizar ejercicios a partir de los movimientos funcionales del cuerpo y por esa razón se centrará en movimiento completos pero no centrándose en ejercicios para músculos aislados.

Dentro del plan de entrenamiento funcional es necesario involucrar músculos que se contraen con estabilizadores, algo que también ayudará a realizar correctamente todos los movimientos que se realizan en el día a día manteniendo posturas adecuadas y evitando lesiones o dolores musculares.


La clave entonces está en mezclar movimientos funcionales complejos con movimientos clásicos realizados de manera correcta para conseguir una armonía perfecta entre fuerza, movilidad y aplicabilidad.

En la actualidad el entrenamiento funcional gana cada día más seguidores que descubren lo importante y beneficioso que es dejar la vida sedentaria y mejorar la salud a través de planes de entrenamiento que maximizan el rendimiento y hacen más sencillo saltar, correr, cambiar de ritmo o dirección con mayor rendimiento.

Ventajas del entrenamiento funcional
  • Se trata de una rutina dinámica
  • Se adapta a las características físicas del deportista
  • Puede emplearse como entrenamiento durante un período de recuperación tras una lesión.
  • Ayuda a quemar calorías
  • Aumenta el equilibrio y la fuerza muscular
  • Mejora la flexibilidad
  • Mejora la postura corporal
Para realizar un entrenamiento funcional es necesario contar con materiales variados que van desde balones, bandas elásticas, hasta poleas y rollos de espuma, pero lo más importante es que el entrenador personal consiga que realmente se hagan ejercicios adaptados a las necesidades individuales

0 comentarios :