martes, 14 de abril de 2015

Deporte en la adolescencia

Tanto la alimentación como el deporte juegan papeles fundamentales durante la adolescencia ya que contribuyen a un desarrollo óptimo y en el caso específico de la actividad física fortalece el cuerpo y mejora la autoestima. Durante la adolescencia el cuerpo va cambiando y esas modificaciones son diferentes en hombres y mujeres.

En esta etapa de la vida la masa grasa aumenta más en las mujeres y suele acumularse con mayor facilidad en caderas y glúteos, en tanto que en los varones disminuye a hasta en un 18% sobre todo en el tronco.

Ya la masa muscular su crecimiento se da más o menos igual en ambos sexos hasta llegar a los doce años y a partir de allí en los varones se desarrolla más rápidamente sobre todo en la zona de hombros y extremidades, mientras que en las mujeres el crecimiento muscular es más lento.

Por su parte la masa osea, a partir de de los nueve y hasta los dieciocho años se dice que es el período más importante para el desarrollo del esqueleto, existiendo un aumento del contenido mineral óseo debido a las hormonas y otros factores que ejercen su influencia como puede ser la exposición al sol, la alimentación y también el ejercicio físico.


De existir un déficit en la formación de los huesos este problema será de carácter irreversible y no se podrá recuperar en la edad adulta. Por lo dicho para desarrollar la masa osea y muscular es ideal hacer unos 45 minutos de actividad física moderada y esto repetirlo tres veces a la semana siendo recomendable combinar actividades aeróbicas y algún deporte de fuerza.

En el caso de la actividad aeróbica moderada es recomendable porque obliga a respirar más fuerte y por lo tanto el corazón deberá latir más rápido pero mientras se practica es posible hablar. Ya la actividad aeróbica intensa es recomendable durante la adolescencia pues esta práctica acelera el ritmo cardíaco y la diferencia con la moderada es que cuando se practica no es posible hablar mientras se ejercita. En el caso de las actividades deportivas de fuerza pueden incluirse flexiones, abdominales y bicicleta de montaña.

Durante la adolescencia es recomendable que tanto mujeres como hombres se apunten en las actividades extra escolares que más se adapten a sus gustos particulares y también realizar ejercicio físico durante los fines de semana, reduciendo el tiempo frente al televisor o el ordenador. La actividad física es buena también para ayudar al crecimiento corporal, reducir el estrés, mejorar el rendimiento escolar y la concentración, además de permitir un corazón más fuerte.

0 comentarios :