lunes, 10 de agosto de 2015

Actividad física aún con sobrepeso


Muchas personas que sufren de sobrepeso desean comenzar a realizar una actividad física para adelgazar de forma conjunta con una dieta balanceada. Sin embargo, si estas personas llevan una vida sedentaria y no tienen un hábito deportivo o una buena condición física para comenzar a practicar ejercicio físico, puede resultar peligroso comenzar de un día para otro.

Por otra parte el sobrepeso no solo se traduce en kilos de más sino que también puede venir asociado a otras enfermedades como problemas respiratorios, endócrinos o cardiovasculares,además de colesterol alto o diabetes. El sobrepeso también traer aparejado una falta de movilidad en la zona articular con personas que sufren de dolores de espalada o artrosis y partiendo de esta base si se desea comenzar a practicar algún deporte lo recomendable es hacerlo progresivamente.

Una persona con exceso de peso no puede comenzar a realizar cualquier tipo de actividad física y no debe creer que en un corto plazo de tiempo podrá cambiar su situación, siendo poco probable que una dieta muy baja en calorías y un entrenamiento rápido funcione a largo plazo, pues la salud se resentirá.

Es necesario en principio evitar todas aquellas actividades que puedan disparar la actividad cardíaca, por ello los médicos y entrenadores físicos recomiendan combinar un entrenamiento cardiovascular moderado conjuntamente con uno de fuerza y una dieta personalizada.

Evitar el ejercicio extenuante es clave para no hacer daño a las articulaciones, por lo cual no se recomienda correr y reemplazar esta actividad por ejercicios cardiovasculares moderados con otros de movilidad y evitando los de impacto.


Así, una clase de step ayuda a quemar calorías pero no es adecuada para alguien con sobrepeso porque involucra un ejercicio de impacto, algo que también ocurre al correr.

Los ejercicios más recomendables para personas con sobrepeso son el ciclismo, remo y las caminatas, tanto al aire libre como en el gimnasio, pero teniendo en cuenta que por ejemplo caminar requiere de una cierta intensidad en la acción de lo contrario el estímulo que recibe el cuerpo es poco a pesar de ser una actividad saludable.

Si se opta por un gimnasio lo mejor es aprovechar todas las máquinas que minimizan el impacto, tales como la elíptica que además viene equipada con pulsómetro para monitorear la actividad cardíaca, siendo indispensable seguir siempre la orientación del profesional.

Tener en cuenta lo peligroso que resulta comenzar de un día para otro a hacer gimnasia intensa es esencial para evitar lesiones y también pérdida de interés casi de inmediato. Lo más importante es que un entrenador personal elabore un plan de acuerdo a las necesidades y objetivos de cada persona, quien además podrá valorar los progresos e ir modificando el plan de ser necesario.

0 comentarios :