domingo, 11 de octubre de 2015

Entrenamiento de fuerza para perder peso

Ya sea que esté buscando reducir la ansiedad y las tensiones o bajar el número que muestra la balanza las actividades de acondicionamiento físico tienen el poder de transformar la manera en la que vive, se ve y se siente.

Las actividades de acondicionamiento físico son poderosas, especialmente cuando se implementa un programa de acondicionamiento físico uniforme y bien definido. Los entrenamientos cardiovasculares, como correr o el ciclismo, son un excelente punto de partida, pero los mayores beneficios para la salud y la pérdida de peso se pueden encontrar al incorporar entrenamiento de fuerza.

Realizar un entrenamiento de fuerza periódico lo ayudará a mejorar el metabolismo de su cuerpo al forzarlo a quemar calorías para mantener los músculos. Después del entrenamiento, su cuerpo gasta energía extra para reparar los músculos.

Incluso cuando no está ejercitando, sus músculos queman calorías extra para estar preparados para ponerse en acción de un momento a otro. Si desarrolla sus músculos, el cuerpo usará más energía incluso cuando esté esperando en la parada del autobús o mientras trabaja en su cubículo.

El entrenamiento de fuerza logra más que solo quemar el exceso de calorías. Los músculos entrenados no se cansan tan rápidamente y son menos propensos a lesionarse. Una buena rutina mejorará su salud general para que pueda continuar ejercitándose con regularidad, incluso a medida que envejece. El entrenamiento de fuerza potencia la estabilidad de los huesos, mejora el equilibrio y fortalece los tendones.

A pesar de que levantar peso probablemente no logrará que su corazón bombee tan rápido como al correr o caminar, igualmente se beneficiará con el ejercicio. Para hacer trabajar más el corazón, debe realizar actividades que desafíen al cuerpo.

Los intentos poco entusiastas durante una rutina de entrenamiento de fuerza aumentarán muy poco la masa muscular. Por ejemplo, al aumentar la resistencia de la máquina de pesas forzará su corazón a trabajar más para proporcionar a los músculos la energía que necesitan.


Cambie su entrenamiento Realizar siempre las mismas actividades cardiovasculares puede aburrirlo muy rápidamente. Además, su cuerpo será cada vez más eficaz en las actividades que realiza con frecuencia, lo que hará que queme cada vez menos calorías.

Alternar el entrenamiento de fuerza con ejercicios aeróbicos es una manera excelente de desafiar al cuerpo. Si combina su rutina y evita el aburrimiento, es más probable que siga comprometido con sus metas de pérdida de peso. Conserve los músculos Si su estrategia para bajar de peso incluye el aumento de la actividad física general a la vez que reduce la ingesta de calorías, es posible que acabe privando de alimento a sus músculos.

Cuando tiene exceso de peso, su cuerpo aumenta la masa muscular para sostener el peso y ayudarlo a moverse. A medida que pierde el exceso de peso, es posible que el cuerpo reduzca también la masa muscular. La incorporación de una rutina de entrenamiento de fuerza puede evitar la pérdida involuntaria de fuerza muscular. Si logra conservar sus músculos, el camino a la baja de peso se hará más corto.

En general, la baja constante de peso requiere más que la reducción de la ingesta de calorías y el aumento de la actividad aeróbica. El entrenamiento de fuerza puede cumplir un rol fundamental en el un proceso de baja de peso exitoso al aumentar el metabolismo y hacer que el cuerpo trabaje más todos los días.

0 comentarios :