sábado, 24 de octubre de 2015

Evitar los dolores articulares tras el entrenamiento

Después de practicar cualquier tipo de deporte o actividad física es probable y casi siempre frecuente sufrir de algún dolor en las articulaciones, ya que son una de las partes del cuerpo que más padecen estas patología, sobre todo cuando se ha realizado ejercicio físico durante varios días o después de un tiempo de no realizarlas.

La mayor parte de los dolores articulares se relacionan con enfermedades como la artritis o reuma, pero los deportistas y personas que habitualmente realizan actividad física sufren de estas molestias y por lo tanto deben conocer la mejor forma de aliviarlas.

Lo que ocurre en estos casos, es que el cartílago de las articulaciones es afectado por un desgaste excesivo que precisamente se produce por el entrenamiento exhaustivo y las molestias surgen siendo indispensable estimular la producción de un componente esencial de los cartílagos llamado “mucopolisacáridos”, algo que se logra utilizando sulfato de glucosamina.


El sulfato de glucosamina es una sustancia utilizada para el tratamiento de dolencias como reuma y artritis siendo ampliamente recomendado por los médicos, ya que a pesar que el organismo puede generar naturalmente la sustancia puede existir alguna carencia a causa de una alimentación desequilibrada, problemas en las enzimas o que el cuerpo necesite mayor cantidad de la sustancia.

Existen algunos complementos alimenticios que provén al organismo de sulfato de glucosamina y permite aliviar en gran parte el problema de la rigidez, dolor y hasta inflamación de las articulaciones producido después de un entrenamiento intenso o la práctica de un deporte.

Los complementos que contienen glucosamina no afectan la mucosa gástrica y el organismo los absorbe más fácilmente a diferencia de los que ocurre con los antiinflamatorios, existiendo hoy en el mercado algunos de estos complementos que en su formula incluyen sulfato de condroitina que mejora la absorción del líquido sinovial, reduciendo la fricción entre los tejidos de la articulación dañada y los cartílagos.

Hoy cada vez más deportistas incluyen estos complementos naturales para evitar dolores en las articulaciones y también la inflamación de zonas como cadera, rodilla o tobillos, que por lo general sufren ante un entrenamiento físico duro o bien por lesiones anteriores que han dejado resentidas ciertas zonas del cuerpo.

0 comentarios :