martes, 24 de mayo de 2016

Ejercicio intenso a partir de los 40 años

Para aquellos que han cumplido los 40 y piensan que el ejercicio intenso no está dentro de sus posibilidades, pueden llevarse una sorpresa, ya que realizar un entrenamiento de alta intensidad intercalado con períodos de descanso moderado puede resultar no solo efectivo sino gratificante.

Es tipo de actividad es la base del denominado Peak Fitness y pueden practicarlo quienes han pasado la barrera de los 30 años teniendo en cuenta que nuevas investigaciones han demostrado que el ejercicio de intensidad es beneficioso para cualquier edad, inclusive para quienes tienen 40 años de edad en adelante.

En 2014 investigadores presentaron en EuroPRevent, Ámsterdam, descubrieron que los hombres que comienzan a partir de los 40 años de edad a practicar ejercicio intenso obtienen resultados muy similares que aquellos que empezaron antes de los 30 años, con varias ventajas relacionadas con su salud.

Después de los 40 los hombres que hacen ejercicio intenso consiguen una captación máxima de oxígeno y una mejor función del corazón, ya que a pesar de los cambios biológicos que se producen con la edad, el corazón sigue siendo susceptible a las modificaciones que causa un entrenamiento de resistencia. 


Jamás es tarde para cambiar los hábitos sedentarios de vida e incrementar la actividad física que siempre redunda en beneficios para el bienestar general, no siendo necesario hacer este tipo de entrenamiento durante muchas horas semanales.

Los entrenadores personales recomiendan realizar ejercicios intensos unos 4 minutos diarios tres veces a la semana, siendo todo lo que se necesita para hacer un entrenamiento de intervalos de alta intensidad con buenos resultados. Así, con tan sólo 12 minutos a la semana o cuatro minutos al día durante tres días hombres de mediana edad inactivos o con sobrepeso pueden mejorar de manera importante su nivel de aptitud física.

Se ha demostrado también que quienes después de los 40 años hacen ejercicio intenso en sesiones de 16 minutos logran reducir el colesterol y la grasa corporal. Lo ideal es repartir esos minutos en tres sesiones semanales como meta para alcanzar grandes beneficios, como una notable mejoría de la capacidad anaeróbica y potencia aeróbica.

La mediana edad no debe ser excusa para llevar una vida sedentaria o evitar el entrenamiento físico, de hecho el ejercicio se vuelve cada vez más importante para disfrutar de una vejez más vital.

0 comentarios :