sábado, 16 de julio de 2016

Electro-estimulación, ventajas y desventajas

Muchos establecimientos en España cuentan, como en otros lugares del mundo, de aparatos de electro-estimulación con la promesa de brindar a quienes los utilicen resultados muy superiores a los obtenidos a través del entrenamiento físico convencional.

La electro-estimulación se basa en un trabajo localizado de los músculos y se basa en la contracción involuntaria de las fibras musculares pero obviando el paso por el sistema nervioso central, pues la electricidad se aplica a directamente a los músculos.

Otra ventaja de la electro-estimulación muscular es que la adaptación de los músculos se produce por el tipo de estímulo que reciben, pero es necesario tener en cuenta que deberá utilizarse este método junto a un plan de entrenamiento físico convencional.

Conocida también como EMS, la electroestimulación muscular pude ser aplicada de manera local con aparatos individuales que se utilizan en casa o bien en los centros y gimnasios que cuentan con esta tecnología en forma de chalecos o trajes que tienen la ventaja de permitir la contracción simultánea de diferentes músculos.

Cuando la EMS se aplica de forma local y se combina con entrenamientos de fuerza convencional se trata de un complemento y no como una alternativa a los ejercicios con resistencia tradicionales, siendo entonces un accesorio más entre las muchas herramientas para un entrenamiento físico completo.

Entre las desventajas que tiene la EMS la más importante se relaciona con la mejora del rendimiento físico, un tema sobre el cual existen discrepancias entre los distintos estudios realizados, sobre todo por la complejidad sobre la posibilidad de establecer pautas de entrenamiento con un solo protocolo. 

Por lo dicho, se estima que la mejor opción es realizar un entrenamiento físico convencional con resistencias y combinarlo con EMS local, no en todo el cuerpo, ya que no daría los resultados buscados.

Si bien, se promete que con la EMS se respeta la integridad articular, pues se trabaja sin impacto, es necesario no olvidar el problema que supone la correcta colocación de cada uno de los electrodos, algo fundamental para aprovechar al máximo los beneficios de la electro-estimulación muscular.

Por último, es necesario aclarar que de nada sirve alcanzar una mayor frecuencia de estimulación si todas las adaptaciones fisiológicas son distintas a las necesarias en el día a día. Por lo tanto, utilizar únicamente la electro-estimulación puede resultar contraindicado ya que no se ha comprobado científicamente que se puedan conseguir mejores resultados en menos tiempo que combinando este sistema con el entrenamiento físico tradicional.

0 comentarios :