sábado, 29 de abril de 2017

Entrenamiento: Cómo evitar errores que deriven en lesiones

Un entrenamiento físico hecho de forma adecuada es el detalle que hará toda la diferencia entre disfrutar de los beneficios del deporte o sufrir una lesión.

Contracturas, esguinces, inflamación en una rodilla, son solo algunas de las lesiones más comunes que suelen darse por una mala práctica durante el entrenamiento físico, algo que puede evitarse siguiendo ciertas pautas básicas.  

Según los expertos en el tema las personas se lesionan haciendo ejercicios básicos como pueden ser las sentadillas y la mayoría de estos problemas se deben a que algo se está haciendo en exceso o de forma inadecuada.

De allí la importancia de una buena postura donde los hombros se colocarán en determinado lugar, encontrar el centro de gravedad y hacer pequeños ajustes que pueden ser muy eficaces.  

Generalmente, las rodillas son el foco más común en las lesiones y por ello una vez que se logra corregir la postura y la manera de llevar a cabo el ejercicio el alivio no tarda en aparecer.  

También los cirujanos ortopédicos afirman que cualquiera que desee comenzar a practicar ejercicio físico debe recibir antes ayuda y consejos de un buen entrenador personal para evitar, no solo las malas posturas sino también esfuerzos que perjudican diferentes zonas del cuerpo.


Por lo general suelen darse esguinces y lesiones de tipo muscular que pueden prevenirse con solo evitar realizar movimientos para los cuales el cuerpo no se encuentra preparado ni capacitado.  

Otro de los errores más comunes es no hacer ejercicios de calentamiento y estiramiento tanto antes como después del entrenamiento.

Destinar unos 15 minutos a hacer un buen calentamiento y estiramiento antes de comenzar con los ejercicios evita sufrir desgarros y contracturas.

Realizar entrenamientos efectivos pueden convertirse en muy peligrosos cuando se hacen de forma incorrecta ya que algunos ejercicios pueden resultar engañosos.  

Utilizar de forma inadecuada las pesas también puede causar lesiones serias ya que se ha demostrado que existe un margen de error mayor que cuando se utilizan las máquinas en el gimnasio que tienen movimientos que siguen un patrón fijo y la disfunción en una zona del cuerpo creará lo mismo en otra área, por esa razón en un momento puede sentirse una molestia en la cadera pero la oscilación en realidad se encuentra en el tobillo.  

Los expertos recomiendan entonces, que antes de comenzar un entrenamiento físico es necesario consultar a un profesional del gimnasio que observarán como el practicante lleva adelante cada actividad y hará las correcciones necesarias para evitar lesiones posteriores.  

0 comentarios :