martes, 9 de mayo de 2017

Elíptica andar y correr sin alto impacto

En diferentes artículos hemos comentado las virtudes de la máquina elíptica, un complemento que puedes utilizar en el gimnasio para realizar cardio y hacer algo semejante a la carrera pero evitando el alto impacto.

Pero en la elíptica no solo es posible hacer cardio pues dependiendo de la intensidad puedes adaptar la velocidad al tipo de entrenamiento.

Compuesta por dos bases donde se colocan los pies y dos agarres para las manos, que sirven para mantener los brazos siempre en movimiento, la elíptica es una máquina que genera un movimiento más amortiguado, constante y suave, características que la hacen tan peculiar.

Una de las grandes ventajas de esta máquina es que puede ser una excelente herramienta para realizar un ejercicio que se encuentre de manera intermediaria entre andar y correr, sobre todo recomendable para personas que han sufrido lesiones o problemas en las articulaciones.


Quienes utilizan la elíptica puede disfrutar de sus beneficios, entre los que destaca una mayor implicación muscular al andar, que no es la misma de cuando correr, por ello se trata de un buen ejercicio y una manera intermedia de pasar de una actividad a otra, sin gran impacto.

Dadas las características especiales de la elíptica, tanto andar como correr pueden convivir en un entrenamiento planificado y personalizado según la condición física y las posibilidades de cada deportista.

Gracias a la utilización de la elíptica puedes trabajar todas las partes de tu cuerpo con una sola máquina, dejando de lado el mito que simplemente es otro complemento del gimnasio para practicar solo carrera.

La elíptica es mucho más que una máquina para practicar carrera pues muy por el contrario con ella conseguirás activar todas las parte de tu cuerpo, desde brazos hasta el tren superior e inferior, logrando una tonificación muscular pareja.

0 comentarios :